Inicio Opinión SANTIAGO ABASCAL

SANTIAGO ABASCAL

0
Compartir

Mucha es la teoría sobre liderazgo y sus estilos. A mí que me interesa lo pragmático, la intervención estratégica en la mejora organizacional desde el fortalecimiento del líder: su estilo y acciones; sintetizo todos los tipos de liderazgo en dos: constructivos y destructivos.

Cuando se analiza la deformación organizacional que tanto empobrece su rendimiento, acabamos en el equipo directivo, y especialmente en su líder.

Las organizaciones requieren de líderes constructivos que incrementen su rendimiento organizacional beneficiando a todos.

ESPAÑA, como una gran organización, requiere de excelentes líderes que generen entusiasmo y compromiso, en la continua construcción socio-económico-política.

Sorprende que una gran nación como la nuestra carezca, en estos tiempos, de grandes líderes socio-políticos. Posiblemente no interesó a determinados círculos, promover el auténtico liderazgo democrático y servidor.

No confundamos las actitudes de un buen líder con el cargo que ostenta. Los españoles estamos aprendiendo, aceleradamente, que hay demasiados mediocres (políticamente hablando) en cargos de máxima responsabilidad política e institucional.

Para mí, un buen ejemplo de líder constructivo es SANTIAGO ABASCAL. Analizando sus discursos y acciones políticas llego a la conclusión que su vocación de servicio a los españoles,  es su auténtica misión, su razón de ser en política.

Me alegro, enormemente, como español y como profesional, que en estos momentos de gran incertidumbre, podamos contar con aire fresco en el ámbito del liderazgo político.

Está claro que SANTIAGO ABASCAL es un gran LÍDER CONSTRUCTIVO porque antepone las necesidades de España y de los españoles a los intereses de oligarquías, caciques, lobbys u organizaciones supranacionales y reúne las cualidades necesarias para levantar los cimientos y edificar una fuerte y segura estructura de nación avanzada.

Los grandes líderes se rodean de buenos líderes. SANTIAGO ABASCAL está bien acompañado. Su equipo, diverso y dinámico, lo conforman personas comprometidas con el bien común, con la regeneración democrática, y la mejora de la calidad de vida de todos los españoles.

¿Qué puede construir un líder desde la soberbia, la arrogancia, la obstinación? Estamos asistiendo, perplejos, a unos comportamientos egocéntricos de determinados líderes políticos que nos están empobreciendo a todos. España está perdiendo credibilidad internacional, está comunicando la imagen de un teatrillo improductivo, conformado por personajes con un bajo perfil político.

La buena y fresca imagen de Santiago Abascal, en el contexto internacional, está contrastando con las imágenes, en blanco y negro, que ofrecen otros líderes de salón. Primero España, segundo España, y tercero España: la única misión de un líder constructivo: SANTIAGO ABASCAL.

Fdo. Manuel López Jeréz.

Compartir